Nuestra Historia

Ese joven de 17 años, fue inspirado por los valores de paz, unidad y amor que encontró en ese sagrado documento. Experimento el poder de la oración y quiso compartirlo con todo su entorno. Es así como durante un año persistió en invitar a toda su familia, la cual estaba totalmente arruinada por la perdida de la madre, y durante ese año nadie acudió a su convocación. También leía los periódicos con el único objetivo de realizar plegarias por los desafíos de Chile y el mundo, invitaba a otros a sumarse a ello, sin embargo nadie asistía. Este joven siguió perseverando; hasta que un día llegó su padre, luego sus hermanos, sus amigos y hoy tenemos eventos donde cada año se reúnen miles de personas en torno a la oración por Chile y el mundo.

Un trabajo que se ha hecho en conjunto:

Ya han pasado más de 60 años, de aquel evento donde dicho joven decidió reunir a todos: líderes y autoridades; creyentes, no creyentes, católicos, protestantes, musulmanes, judíos e incluso de distintas visiones políticas para generar lazos de unidad, amistad y apoyo, porque además comprendió que son ellos quienes necesitan mucha oración, ya que las responsabilidades que tienen son enormes y de sus decisiones dependen el futuro de las naciones. “Gracias a Dios que no he hecho este trabajo solo, sería imposible” fueron palabras del Fundador de ENOC, el doctor H.C. en teología y filosofía Néstor Soto al conmemorar los 40 años de nuestra fundación.

Todos los directores y colaboradores fueron personas que se sumaron en todos estos años, y los más importante es que los ha unido una amistad basada en la tolerancia, el perdón y el amor. Néstor ha trabajado arduamente en cuidar la unidad por sobre las diferencias, pues en la unidad existe un gran poder. Con estos amigos ha compartido además su extenso conocimiento teológico y sus estudios sobre la Biblia, la cual es un documento histórico con características únicas.

Con estos amigos ha podido llevar adelante su proyecto de la promoción de valores en todas las áreas; y de hecho esta es la clara prueba del poder de la oración, pues hoy cuenta con un gran equipo de trabajo y además con grupo de oraciones en el Congreso de Chile y en el extranjero. Un joven de 17 años, con una familia arruinada, con una economía quebrada, sin oportunidades… “solo tenía una cosa: La Oración” palabras del fundador y no solo la aplico en su vida sino al servicio de quienes nos gobiernan. Basado en el ejemplo de Cristo, éstas han sido sus reflexiones “¿Cómo pudo un hombre sin dinero, sin estrategias políticas, sin violencia; más solo con 12 hombres vencer al imperio romano, el cual no pudo frenar la promoción de los principios del Reino del cual nos habló? ¿Cómo pudo marcar la historia en un antes y en un después?… solo con la oración”

Por tanto, así comienza nuestra historia, la cual continuará. Y todo aquel que se sume en oración, será parte de ella.

“Ante todo recomiendo que se hagan peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias a Dios por toda la humanidad. Se debe orar por los que gobiernan y por todas las autoridades, para que podamos gozar de una vida tranquila y pacífica, con toda piedad y dignidad”.

1 Timoteo 2:1-2